Venta telefónica: 627 917 242 beni.beltran@gmail.com

A tener en cuenta

• Están presentes en el mercado desde otoño hasta primavera.
• Hay que seleccionar ejemplares frescos, que sean pesados en relación con su tamaño, firmes, y con las hojas bien apretadas y brillantes.
• Las hojas blandas o de fácil apertura indican que la alcachofa ya no está fresca.
• Si al apretar la alcachofa cerca del oído se escucha un crujido es que aún está fresca.
• La alcachofa de invierno puede presentar manchas externas y un color bronce, pero si las hojas están bien cerradas puede consumirse sin ningún problema

Preparacion

• Su preparación es un tanto laboriosa ya que únicamente se aprovecha un 20 % de cada unidad. ¡Pero no se desanimen que el sabor final vale un poco de trabajo!
• Además de cocidas, pueden ser preparadas fritas, al horno, guisadas o salteadas con guisantes y jamón.
• Si le echamos zumo de limón, al agua de cocción de las alcachofas lograremos evitar que se decoloren.
• Los corazones de las alcachofas también pueden rellenarse con bechamel, foie gras o puré de setas por ejemplo.
• Son insustituibles en la menestra de verduras y también se utilizan para la elaboración de conservas (al natural, en aceite o en vinagre).

Que nos aportan

1. Sus maravillosas propiedades digestivas la hacen ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, el reuma y los problemas de cálculos en la vesícula biliar.
2. Reduce los triglicéridos en sangre, por lo cual se hace realmente valiosa para combatir nuestro colesterol: reduce el malo y aumenta el HDL, el considerado como bueno.
3. Nos ayuda a regular el estreñimiento y las diarreas.
4. La alcachofa tiene entre sus propiedades el aliviarnos la acidez de estómago, eliminando también dolores, distensiones, molestias…
5. Gracias a sus beneficios para reducir el colesterol. las alcachofas son unas aliadas magníficas para mejorar los problemas de arteriosclerosis y la tensión alta.
6. Sus principios para cuidar de nuestro estómago y ayudar a realizar la digestión, permite que la alcachofa sea perfecta para eliminar el flujo de la bilis.
7. La alcachofa se utiliza además en las dietas, y es que gracias a sus fibras vegetales es más que perfecta para controlar el apetito al absorber el agua del estómago, dándonos así una sensación muy adecuada de saciedad.
8. La alcachofa nos aporta un sinfín de vitaminas y minerales: magnesio, potasio, sodio, hierro, vitaminas A, vitaminas B, transforman el azúcar en energía… es sin duda una hortaliza más que básica para nuestra dieta diaria.
9. Dispone además de cualidades diuréticas, elimina la retención de líquidos del cuerpo, elimina toxinas… es pues ideal para problemas de gota, de artritis, enfermedades hepáticas, problemas circulatorios, y para reducir grasas en caso de obesidad.
10. Existen estudios efectuados recientemente donde indican que gracias a los ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides de la alcachofa, son muy adecuados para prevenir y mejorar en algunos tipos de cáncer.

Share This

Share this post with your friends!